previous arrowprevious arrow
next arrownext arrow
PlayPause
Slider

CO-FRESH

La agricultura es un sector clave en la Unión Europea (UE) con una importante contribución a la economía. El valor total de la producción agrícola en la UE ascendió a 434.300 millones de euros en 2018. Los cultivos contribuyeron con aproximadamente la mitad del valor total de la producción agrícola y dentro de ellos las hortalizas y plantas hortícolas (13,2%), los cereales (10,7%) y las frutas (6,3%) fueron los que más contribuyeron. Los empleos equivalentes a tiempo completo en la agricultura en la UE fueron 9.108.100 en 2016. Polonia (18,11%), Rumania (17,43%), Italia (9,61%), España (8,80%) y Francia (7,78%) fueron los cinco países con el mayor número de empleos agrícolas equivalentes a tiempo completo.

El sector vegetal está creciendo y representa una importante oportunidad de crecimiento para los fabricantes de alimentos. En particular, se prevé que el mercado de los sucedáneos de la carne a base de proteínas vegetales alcance un valor global de 6.600 millones de euros para 2025, con una tasa de crecimiento anual estimada del 7,7%, según Allied Market Research. Este aumento de las opciones basadas en plantas ha sido impulsado por una tendencia dominante de «consumidores flexibles» que quieren reducir su consumo de carne y productos lácteos, así como un mayor número de vegetarianos y veganos. La adopción por parte de los consumidores de productos alimenticios vegetales responde a una combinación de preocupaciones éticas, medioambientales y sanitarias, ya que se consideran comúnmente como opciones más sostenibles y saludables. Sin embargo, este aumento del consumo plantea un desafío a sus correspondientes cadenas de valor para asegurar que proporcionen el valor nutricional esperado y el respeto a la sostenibilidad que prometen.

Las cadenas de suministro agroalimentarias, que tradicionalmente estaban formadas por actores autónomos e independientes, se están convirtiendo en sistemas globalmente interconectados de relaciones complejas, lo que afecta a las formas en que se producen, procesan y entregan los alimentos al mercado (Burch y Lawrence, 2005). Estas tendencias plantean desafíos a las organizaciones que participan en las cadenas de suministro agroalimentarias. Los sistemas alimentarios europeos se enfrentan a grandes y sistémicos desafíos que incluyen los resultados insatisfactorios en materia de salud, nutrición y medio ambiente, así como los resultados socioeconómicos de los sistemas alimentarios actuales. Al mismo tiempo, el sector agroalimentario se enfrenta a desafíos impulsados por el cambio climático, la rápida innovación tecnológica y las nuevas demandas de acceso a la información.

Por tanto, es esencial abordar esos desafíos de manera integrada, para lo cual es indispensable un enfoque sistémico. La introducción de innovaciones tecnológicas y no tecnológicas, teniendo en cuenta la experiencia y las consideraciones de los interesados en las cadenas de valor agroalimentarias al rediseñar esas cadenas de valor, dará lugar a unas cadenas de valor globalmente competitivas y sostenibles para todos.

El principal objetivo de la propuesta de CO-FRESH enmarcada en el programa Horizonte 2020 y realizada por Innogestiona Ambiental en colaboración con otras entidades socias de España, Alemania, Italia, Bélgica, Holanda. Polonia, Francia, Hungría, Eslovaquia y Grecia;  es proporcionar técnicas, instrumentos y conocimientos sobre cómo hacer que las cadenas de valor de las frutas y hortalizas agroalimentarias sean más sostenibles desde el punto de vista ambiental y equilibradas desde el punto de vista socioeconómico mediante la cartografía y la evaluación de las mejores prácticas actuales y el (re)diseño en colaboración y la demostración de innovaciones tecnológicas, sociales, de gestión, institucionales y organizativas avanzadas e integradas en estudios de casos europeos representativos.

El proyecto se desarrollará durante los años 2020 y 2023, siendo Innogestiona Ambiental la entidad que lidere la tarea de evaluación de impacto del proyecto. Además, asistirá a la entidad coordinadora en el monitoreo del impacto del proyecto y los problemas que pudieran surgir en la DPI (Oficina del Proyecto), Asimismo formará parte del Comité de Innovación.